• Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

En portada

Examina detalladamente algunos de los eventos y actividades que tendrán lugar en el mundo entero para poner de relieve cómo podemos defender los derechos de los demás. Únete a nosotros y, juntos, marcaremos la diferencia.

Volver al inicio

© OHCHR

Defiende hoy los derechos de los demás – Vuestros relatos

Este mes, presentamos algunos relatos que ilustran cómo ustedes han defendido los derechos de otras personas.

Vivir con el VIH en Nigeria

de Seun Idris

Mi nombre es Seun Idris, tengo 20 años, estudio en la universidad, soy abiertamente gay y vivo con el VIH en Nigeria. En mi país, la homosexualidad se castiga con 14 años de cárcel, el linchamiento o el acoso. En dos ocasiones me amenazaron de muerte en la escuela. Me han dado palizas porque soy homosexual. Mi educación fue suspendida durante tres meses cuando mis padres descubrieron que era gay. Los derechos humanos no se respetan en este ámbito y eso es muy desalentador. En la actualidad mantengo un blog que se identifica con mi nombre de pila, Seun, y un pseudónimo, Black, que combinados forman blackseun.wordpress.com. Es un blog sobre derechos humanos en el que cuento mis experiencias y anhelos en tanto que gay en Nigeria.

Combatir el matrimonio precoz

de Rahma Mohamed

Yo crecí en un pueblo pequeño, donde no se suponía que las niñas pudieran decidir qué querían hacer con su vida. En mi barrio había una niña huérfana de padre, que vivía con su madre. Cuando la chica cumplió 16 años, la madre decidió casarla con un hombre a cambio de dinero. Yo tenía entonces 17 años. Oí a gente que decía que la joven se negaba a casarse y que su madre la mantenía encerrada en casa. Traté de visitarla, pero por desgracia no le permitían ver a ninguna de sus amigas. Una mañana, decidí que o lo hacía entonces, o nunca lo haría. Tenía que ayudarla o me sentiría culpable todo el resto de mi vida. Mi mamá y yo fuimos a hablar con su madre, para tratar de convencerla. La oficina del UNICEF estaba bastante lejos de nuestro pueblo, pero ese día dejé de asistir a la escuela para ir allí. En la oficina expliqué a los funcionarios todo lo que le ocurría a mi amiga. Por suerte, ellos pudieron salvarla del matrimonio precoz e incluso decidieron pagar su matrícula escolar. Ese día me sentí realmente humana. Mi alegría fue inmensa.

Defender a los niños migrantes en Libia

de Basem Hinagari

Me ofrecí voluntariamente para prestar servicios a los inmigrantes en los albergues del oeste de Trípoli (Libia) y gracias a Dios pude ayudar a numerosos hijos de migrantes. Los niños albergados allí necesitan alivio a sus sufrimientos. Viven en situación difícil debido a la mala alimentación y la falta de cuidados médicos. La dieta promedio consiste en una comida al día. No hay calefacción, de modo que para calentarse los migrantes encienden hogueras con plásticos y colchones. Esta práctica es particularmente nociva para los niños menores de dos años. Por desgracia, no hay albergues reservados para los niños migrantes, por lo que se les detiene y se les trata como si fueran adultos. Esto complica la situación. En el centro Al-Nasr hay 39 niños recluidos.

Defender el derecho a la educación en la India

de Yogesh Sharma

Quienes participamos en la asociación de derechos humanos Sanrakshan Sansthaa constituimos un grupo comprometido y consagrado a servir. Luchamos en pro de los derechos humanos de la gente común. Creemos firmemente en el derecho a la educación y lo defendemos (con arreglo a la Ley de Derechos Humanos) para cada estudiante de nuestro país. En el pasado, ayudamos a muchos alumnos a lograr la admisión en los centros de estudio y proporcionamos a otros la asistencia que necesitaban. La ley de 2009 que estableció el derecho de los estudiantes a la enseñanza obligatoria (RTE, por sus siglas en inglés), y los decretos posteriores basados en la misma en virtud del Artículo 21-A, estipulan que todo estudiante tiene derecho a recibir educación a jornada completa de calidad satisfactoria y equitativa, en una institución formal que satisfaga determinadas normas y criterios fundamentales.


Nota del editor: Estos relatos se reproducen en las mismas palabras de los participantes y sólo se han editado por motivos de extensión y claridad. Las historias no se han verificado para determinar su exactitud. *El ACNUDH no se hace responsable de los enlaces externos que acompañan a estos relatos.

¿Tiene usted su propia historia que contar sobre cómo usted o sus amigos han defendido los derechos de otras personas? Envíenos su relato por correo electrónico, usando el formulario que figura en la página Take Action (Actúe).


Volver al inicio